Ascenso a la Montaña de Mónica Figueroa





“El Tao dice que una persona sabia ascendió el monte y se dio cuenta de que lo más importante era saber bajarlo, no dar por hecho nada y conservar el mismo ímpetu de cuando quería llegar a la cima, aunque fuera sólo para saber volver. En eso consistía el verdadero fin...”

Esta exhibición está pensada como un recorrido sobre esos pasos que nos ascienden a una montaña, detrás del recorrido también está el descenso: regresar de un mundo lleno de imágenes que se nos aparecieron en el fuego, en las flores, sobre el cielo. ¿Qué hacemos con todas esas visiones? ¿No se trataban más bien de nuestros propios reflejos en el camino?

se espectador fijo, tiene que terminar de completar la obra mediante una acción.

Lo que se queda atrás forma parte del olvido, avanzamos hacia un futuro:
del que nos queda esta adaptación frágil entre los humanos y la naturaleza.